Pago a nuestros proveedores

 

En relación a los plazos de pago en las transacciones comerciales, la legislación vigente tiene el objetivo general de fomentar una mayor transparencia en la determinación de estos plazo y su cumplimiento:

Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecia Medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales (BOE núm. 314, de 30/12/2004)

 

Según un estudio elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), las microempresas pagan sus facturas en 47 días y los negocios con una plantilla de 9 a 50 trabajadores, en 54 días; es decir, sus periodos de pago están dentro de los límites que marca la mencionada Ley de Morosidad, la que estima que los pagos entre empresas deben hacerse efectivos antes de los 60 días. En cambio, las pymes con una plantilla de 50 a 250 trabajadores pagan en 68 días, las empresas con 250 a 1.000 trabajadores pagan a 114 días y las que tienen más de 1.000 trabajadores pagan con una demora de 119 días, muy por encima de aquel límite. Por lo tanto, cuanto mayor es la empresa más demora los pagos de sus facturas, a pesar de disponer de más recursos financieros.

Consulte aquí el Informe Morosidad Autónomos 2016 Febrero 2017 de ATA

 

Es evidente que esta elevada morosidad afecta el funcionamiento del mercado, deteriora la confianza entre sus agentes y genera inseguridad. Nosotros somos conscientes y, por ello, hacemos un esfuerzo para corregir esta situación. Durante los últimos tres años (desde la fecha de este informe), el periodo medio de pago a nuestros proveedores es de 26,51 días y, durante el último año, de 22,52 días.

 

Los periodos de pago calculados por trimestres son los siguientes:

3T 2015 (en días): 25,75

4T 2015 (en días): 79,50

1T 2016 (en días): 11,81

2T 2016 (en días): 10,43

3T 2016 (en días): 4,27

4T 2016 (en días): 47,02

1T 2017 (en días): 5,33

2T 2017 (en días): 15,84

3T 2017 (en días): 28,31

 

Criterios de cálculo de los periodos de pago

El período de pago de una factura pagada resulta de la diferencia (en días naturales) entre la fecha de su pago efectivo total, acreditada por el apunte bancario correspondiente, y la fecha de emisión de la factura. De acuerdo con este criterio, el periodo de pago es negativo cuando la fecha de emisión de la factura es posterior a la fecha de pago.

El periodo medio de pago se calcula como la media aritmética de los periodos de pago de todas las facturas con fecha de emisión incluida en el intervalo de tiempo considerado. De acuerdo con este criterio, el valor del periodo medio de pago queda definitivamente fijado cuando todas las facturas del intervalo considerado han sido liquidadas.

 

 

Edición 3 (11/10/2017)

Redactada y aprobada por

Joaquim Iborra Posadas

joaquim.iborra.rehabi-li-tar.com